Recent Posts

lunes, 30 de diciembre de 2013

Nacimientos en fin de año

Para Víctor y su Zesta
"Me he quedado en el paro. 

Pero nada de lamentos, tengo un proyecto que hace tiempo quería poner en marcha" 

Cuando hace unas semanas la nena me dijo que no recordaba haber hecho aquel experimento en la escuela en el que germinaban las lentejas y los garbanzos corrí a por un vaso y algodón. 


Así en un pequeño vaso de cristal pusimos agua y un trozo de algodón en contacto y sobre la cama de algodón unas cuantas lentejas y en otro vaso unos garbanzos. A los dos días ya habían germinado y como por arte de magia una pequeña hoja sobresalía de cada lenteja. 


Después de unos días cuando el tallo ya asomaba del borde del vaso, ella los cogió y plantó en una de las jardineras de casa. 

Y este es el resultado, ¡una próxima cosecha de lentejas caseras! 


Empezar algo nuevo es un poco como volver a la infancia y hay intentos que nadie nos debería robar, ni siquiera la edad, ni la memoria. 

De esta Zesta germina una pequeña hoja que espero crezca con la misma ilusión y magia.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Este y todos los inviernos

Cada invierno sucedía igual. Los niños que acudían al parque del barrio apenas caían los primeros copos de nieve y comenzaban a construir a Bombo. Así era como llamaban al muñeco de nieve que año tras año creaban. No era un muñeco de nieve normal porque en lugar de un gorro de punto este llevaba un casco de bombero que nadie sabía bien de donde había salido. 

Aquella mañana de invierno Bombo abrió los ojos por primera vez, ese año el frío llegaba muy tarde. Su sonrisa hecha de piedrecitas brillaba como nunca. A las pocas horas de despertar apareció por allí Nico al que se le habían caído sus dos primeros dientes durante el otoño, Bea tenía un nuevo hermanito y Marta había crecido tanto que ya pasaba a su mellizo casi dos dedos. 

Los conocía a todos, a estos y a los anteriores y a los anteriores de los anteriores. 

Bombo cada invierno era el testigo por apenas un par de meses de las vidas de aquellos niños. El pequeño Alex contaba con tres años y era la primera vez que acudía a ese parque. Cada mañana hacia mediodía corría al muñeco de nieve que era mucho más grande que él y se ocupaba de amontonar nieve nueva a los pies del muñeco. Luego con ayuda de su madre apelmazaba la nieve recién caída por el resto del cuerpo del muñeco. 

Una mañana dejó de nevar y Alex recogió muy poca nieve para restaurar a Bombo. Cuando se marchó el muñeco le oyó decir “Mamá tengo un plan”. Al día siguiente volvió con su madre y una gran caja azul de la cual comenzó a sacar un montón de hielo con el que rodeó al muñeco. 

Bombo hubiera querido poder rodear con sus brazos de rama a Alex. Fue una sensación increíble sentir como dejaba de derretirse y en algún sitio en su interior deseó que fuera posible no fundirse aquella primavera. 

El tiempo pasa inexorablemente pero de vez en cuando ocurre un milagro. 

Avanzaba Marzo y el muñeco todavía permanecía más o menos completo. Ese día cuando Alex apilaba los cubitos de hielo a su alrededor, el muñeco levantó la cabeza y los vio. Eran los pequeños brotes de aquel árbol que tenía a su lado. Nunca había contemplado nada tan pequeño, tan verde, tan frágil. Sintió como temblaba de emoción, aunque al mirar hacia abajo descubrió que en realidad lo que ocurría era que se estaba deshelando. 

El pequeño Alex le miraba derretirse. Ya estaban a la misma altura, las ramas de los brazos se habían caído, las piedrecitas de la boca se desdibujaban en una mueca y los ojos estaban asimétricos. Cuando apenas se elevaba un palmo del suelo, el niño cogiendo el gorro de bombero y diciendo adiós con su pequeña mano le susurró “Te lo guardo hasta el invierno que viene”







domingo, 15 de diciembre de 2013

La doble moral de la lactancia

En el año 2003 el Gobierno de Aragón aprobó una proposición no de ley para que los hospitales aragoneses fueran declarados por UNICEF Hospitales Amigos de los Niños, iniciativa que se centra en la promoción y protección de lactancia. Diez años después sólo el Hospital de Barbastro tiene este galardón.

Hace menos de un año yo misma tuve que aguantar como junto con una compañera nos invitaran a Aragón Televisión supuestamente a hablar de los beneficios de la lactancia, cuando de pronto nos vimos en mitad de unos tertulianos acusándonos de sectarias, fanáticas y unos cuantos insultos más. Para unas personas que nos dedicamos hace casi 20 años al voluntariado social fue un shock importante.

En Junio la Universidad de Zaragoza entregaba una cátedra de nutrición infantil  a Ordesa, un laboratorio cuyo beneficios económicos dependen de que haya cuantos menos niños mamen mejor y no hay que ser ni siquiera universitario para entender esto.

doble moral
Desde desmotivaciones.es

Hace unos meses (pasa de vez en cuando) echaron de una tienda de ropa, en un centro comercial en Zaragoza, a una mujer sevillana porque estaba amamantando a su bebé. La cosa tiene su gracia pues en esa misma tienda venden ropa donde enseñas mucha más teta que dando de mamar.

Ayer atendí a una mujer de un bebé de 10 días que me contó que su bebé parece inquieto tras las tomas. En la consulta le entregaron un bote de leche infantil, algo prohibido según el Real Decreto  867/2008. Por supuesto para las dudas que tenía no le ofrecieron solución. Atendemos muchos casos parecidos.

Pongo la tele y desde las marcas de leche al agua mineral, promocionan la lactancia artificial (eso me pasa por poner la tele).

No hay que ser muy listo para atar cabos. La lactancia no interesa porque sólo le da de comer al bebé y la salud infantil es sólo un daño colateral de los intereses económicos de unos pocos.

Y esto en una sola comunidad, en una cronología macabra que se repite hagas balance desde el punto que quieras. 

Eso sí, todo el mundo está a favor de la lactancia.

domingo, 8 de diciembre de 2013

IBCLC, ¿la privatización de la lactancia?


Empiezan a aparecer informaciones sobre el negocio de la asesoría en lactancia materna, confundiendo términos y pervirtiendo el fin último de las asociaciones en apoyo a la lactancia materna: ayudar a las mujeres con su lactancia.

Creo que es perfecta la aclaración hecha en su día por Eulàlia Torras, presidenta de la Federación Catalana de asociaciones de apoyo de la lactancia materna en algún comentario y la recién publicada por Alba Padró es su blog  Som la llet  sobre la diferencia entre: asesoras de lactancia, término que designamos en algunas asociaciones para nombrar a las personas capacitadas dentro de una asociación sin ánimo de lucro y que no tiene nada que ver con las consultoras de lactancia que son las personas que han pasado el examen del IBLCE (aunque puedan coincidir en la misma persona)

Mi experiencia con el IBLCE

Hace unos catorce años, allá por el 1999, escribí a Alemania a la que era entonces coordinadora europea del IBLCE. Entonces no se hacía examen en España pero deseaban facilitarme el que me pudiera examinar.

Después de meditarlo deseché la posibilidad de presentarme. ¿Qué me llevó a esto?

Folleto explicativo de 1.999 
Yo no era sanitaria y el enfoque y fondo de la creación del IBCLE era dar un reconocimiento a los sanitarios que se habían formado en lactancia materna. Sí existía la vía en la que sin ser sanitario podías acreditar horas de asesoría para presentarte que, según la propia historia del IBLCE,  provenía de una petición de las monitoras de L.L.L. no sanitarias.

Entonces los derechos del examen eran elevados para simplemente poder hacer un examen tras el cual no tienes ningún tipo de título reconocido aquí en España. Hay que tener en cuenta que por aquel entonces yo andaba loca por buscar formación, que es lo que no se ofrece, ningún tipo de formación por el dinero que se paga para hacer el examen, que yo conozca y ser IBCLC en España es papel mojado.

Además entras en un proceso en el que cada 5 años tienes que recertificarte, acumular cerps en cursos, congresos… y todo pagando. Esto me parecería bien (actualizarse debería ser una obligación para todas las profesiones) siempre y cuando la certificación tuviera alguna validez.

Huele demasiado a negocio. 

Sobre el reconocimiento

En nuestro sistema sanitario ya hay una figura que se ocupa de la lactancia desde el ámbito sanitario y es la matrona (el pediatra en realidad se ocupa del niño) Figura, la matrona, que por otro lado debería tener una mayor capacidad de decisión y autonomía de otras figuras sanitarias relacionadas con su ámbito.

Por eso pienso que va a ser complicado tener un reconocimiento profesional en la figura de IBCLC, más bien dirigido a un modelo de sanidad privada, como en el caso de E.E.U.U. pero buen camino la sanidad pública tampoco lleva.

A mí la sanidad privada no me interesa. Eso sí, es urgente una formación adecuada de todos los profesionales sanitarios relacionados con la salud materno-infantil, binomio que debería ser atendido conjuntamente desde el embarazo hasta al menos el destete.

Crear una figura para-sanitaria más, refuerza la idea de lactancia-enfermedad.

Las preguntas que me hago

Llevamos años atendiendo mujeres, viendo pasar teorías, actualizaciones, como aumenta el interés general, haciendo de la red nuestro aliado para desterrar mitos y devolverles a las mujeres su libertad para elegir. Lo hemos hecho altruistamente, por el simple hecho de querer evitar a otras lo que nosotras pasamos, porque el sistema aprendiera a respetarnos, a respetar la lactancia y ahora al calor del aprendizaje en los grupos de apoyo hay quien quiere montarse su chiringuito.

De alguna manera siento como que hemos caído en nuestra propia trampa.  Y se me quedan preguntas que imagino que el tiempo me dará su propia opinión.

¿Se convertirá la consultoría de lactancia en una categoría profesional? ¿Será dentro o fuera del ámbito sanitario? ¿Es legal ejercer en estos momentos sin ser sanitario? Y ¿Si eres un buen sanitario para que córcholis ibas a querer hacerlo? ¿Es lícito que desde los grupos de apoyo se envíe a las mujeres a consultas privadas en lugar de a consultas públicas? ¿Es ético tener una consulta privada y participar en un grupo de apoyo o puede generar un importante conflicto de intereses?

Personalmente nunca derivaría a una madre a una consultora de lactancia privada si en el sistema público hay un profesional que le da solución a los problemas que exceden el ámbito del grupo de apoyo.

Estamos en lo que muchos empiezan a ver como un negocio emergente y eso sí que no tiene que ver con la lactancia y mucho menos si se pretende hacerlo al amparo y sombra de las asociaciones de apoyo a la lactancia.

domingo, 1 de diciembre de 2013

La silla

Te haces visible en la estancia, cuando voy y te muerdo una pata y la boca se me llena del peso de las desdichas ajenas volcadas sin saberlo.


Escupo las astillas y te quedas coja.