Recent Posts

lunes, 24 de diciembre de 2018

Tantas yo

A días me siento como Pessoa, Reis, Caeiro, de Campos, Soraes...

Natal
Nasce um Deus. Outros morrem. A verdade
Nem veio nem se foi: o Erro mudou.
Temos agora uma outra Eternidade,
E era sempre melhor o que passou. 

Cega, a Ciência a inútil gleba lavra.
Louca, a Fé vive o sonho do seu culto.
Um novo Deus é só uma palavra.
Não procures nem creias: tudo é oculto. 

Fernando Pessoa, in 'Poesias' 

Ver traducción 

sábado, 22 de diciembre de 2018

No me jodáis la Navidad

Mi familia tenía todos los ingredientes para que las navidades de mi infancia fueran unas navidades de mierda, una pérdida de un padre de familia joven, unos adultos con diferencias y poco, muy poco dinero, poquísimo. Así que éramos el caldo de cultivo perfecto para lograr perpetuar ese lugar común que se ha convertido decir que la Navidad no nos gusta y que solo es una fiesta comercial. 

Pero algo pasó. O no. Quiero decir que los adultos se comportaron como adultos (algún año mejor que otro) y preservaron el espacio necesario para que sobre todo los pequeños de la familia, mi hermano, mis primos y yo, tuviéramos Navidad, entendida como estar juntos, unos cuantos regalos y muchas, muchísimas risas.

Recuerdo a mi madre, a mis tías, mis abuelas y mi tía abuela, las mujeres sobre todo, con su quehacer, los olores de la cocina, el cardo de la nochebuena, la vela de año nuevo y los calcetines y bragas envueltos de regalos de navidad y algún juguete claro. En la cena de Navidad a mi tío enfermo intentar achucar a su mujer y ella sonrojarse y a mi abuelo refunfuñando porque no quiere pasar a casa de mi tía. 

Luego cuando tuve mis propios hijos intenté siempre que la Navidad fuera algo especial y transmitir calidez y amor y respeto por sus familiares. Seguro que yo también dije alguna vez que no me gustaba pero el esfuerzo siempre estuvo ahí. Y justo cuando los pequeños son todos mayores de edad ha llegado una nueva estrella, una nueva excusa para que la Navidad siga siendo. 

Los regalos no tienen porqué ser de cifrasastronómicas (así todo junto) pero pueden ser llenos de atención y cariño. Y cuando empieza todo el mundo a quejarse y a proponer el amigo invisible para el año siguiente se me ponen los ojos en blanco, no me jodáis la Navidad, a mí me gusta cuidaros un poquito a todos, mayores y pequeños en estos días.

La cena o comida de Navidad se hace la hacemos en mi casa y aseguramos risas y más risas así que si alguien no tiene una casa donde se ría por Navidad puede venir al café, somos imperfectos pero nos aguantamos y queremos.

Feliz, muy feliz Navidad.


Bonus track
Tengo un único recuerdo de Navidad con mi padre. Me lleva aupa dormida de casa de mis abuelos a mi casa, levanto la cabeza y mi madre lleva en sus brazos a mi hermano de cuatro meses.